Andreas Von Wernitz Salm-Kyrburg, hotelero y aristócrata

Empresario, abogado, economista y aristócrata, Andreas von Wernitz Salm-Kyrburg, duque de Hornes, aprendió de negocios en uno de los países más duros por lo incierto de su economía, Argentina. “Te acostabas rico y amanecías pobre, y viceversa”, recuerda. De ahí viene su filosofía vital, que expresa en frases como “para algunos en los negocios todo vale” o “la vida es una obra de teatro; cuando aprendemos el papel nos vamos”. Respecto al jeque árabe Amine Fouad Awad Baramily, participó en muchas operaciones financiera. El fruto ha sido una amistad que dura más de cuarenta años.
Tomó la decisión de adquirir la compañía aérea Spantax al contemplar “una manifestación de trabajadores que deseaban ser recibidos por Su Majestad el Rey Don Juan Carlos en el palacio de Marivent, Mallorca. “Yo sabía -afirma- que el Rey estaba muy interesado en resolver el problema. Así me lo trasmitió en Palacio. Me pidió hacer una operación financiera, o buscar inversores. Era, más que un deseo, una solicitud”. A Don Juan Carlos, lo llamaban el Patrón, en el mundo de los negocios”.
Fue el hotelero más joven en Buenos Aires, único accionista del Alvear Palace, el décimo hotel en la lista de los cincuenta más lujosos del mundo. En su despacho tenía un auténtico Goya, el conocido por “Niño con gato” y otras valiosas obras de arte. En su propiedad bonaerense organizó cacerías para él Sha de Persia y deleitó a sus clientes con un Julio iglesias que iniciaba su carrera y un Camilo Sesto que no exigía honorarios. Continúa con su vocación de hotelero. Junto con el jefe de los cristianos maronitas estudia posibles adquisiciones de hoteles. El jeque, es propietario en Méjico de la cadena de hoteles Aristos.
Pero, además, Andreas von Wernitz Salm-Kyrburg, ha sido siempre una persona muy generosa y se ha solidarizado con muchas causas. Siempre intentando mejorar la situación de la sociedad española. Una de las lacras que ha afectado más a este país es la drogadicción, y Von Wernitz ha sido un referente en cuanto ayuda para los afectados de esta problemática. Aparte de los diversos negocios inmobiliarios y aeronáuticos, el Duque de Hornes, es presidente de la Fundación Wernitz- Preussen.
Esta fundación donó una finca de 60 hectáreas en El Escorial, y construcción de viviendas, para unir y crear familias, objetivo de la fundación internacional, Aldeas Infantiles S.O.S. Además de la finca y construcción; los gastos de mantenimiento también son sufragados por su fundación.

Muy importante es el centro de investigación que la Fundación Wernitz-Preussen, donó en Navacerrada, Madrid, para el tratamiento y rehabilitación de todo tipo de adicciones. Especialmente para drogodependientes y enfermos alcohólicos, para FAD. Además, hizo otra donación de 5 hectáreas para FAD (Funación Ayuda contra la Drogadicción), también en el pueblo de Navacerrada, sierra del Guadarrama. Financió la construcción en aquellos terrenos de un centro de investigación y alojamiento para enfermos. También ha donó un helicóptero tipo Bell para el transporte de accidentados en carreteras a la fundación Alfaro, que especializada en problemas de raquis y médula espinal.
Es quizás por obras como estas, por la que Su Santidad el Papa Benedicto XVI le concedió la cruz Pro Ecclesia et Pontifice, algo muy importante para Andreas von Wernitz Salm-Kyrburg, católico practicante. Le fue concedida en reconocimiento a su dilatada labor de fidelidad a la Iglesia, el servicio a la comunidad eclesial y el trabajo a favor de los más desfavorecidos. Aquel acto tuvo lugar en el Obispado de Madrid y estuvo presidido por monseñor Antonio María Rouco Varela, Cardenal Arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal. La Cruz Pro Ecclesia et Pontifice fue fundada el 17 de julio de 1888 por el Papa León XIII, hace 120 años, para reconocer los méritos de clérigos o laicos, hombres o mujeres. Es la más alta condecoración que otorga el Vaticano.
Andreas Von Wernitz Salm-Kyrburg, es un hombre que ha dado mucho por y para nuestro país. Ha creado empleos, ha reflotado PYMES, ha traído inversores extranjeros y un largo etcétera de acciones que han beneficiado a la sociedad española. Además de su gran labor profesional, el duque de Hornes, ha colaborado con muchas fundaciones. Simplemente, una persona excepcional.