¿Es posible hackear una webcam?


Si bien no es tan fácil, lo cierto es que acceder de forma remota a este dispositivo tampoco es imposible. Para impedirlo, es básico contar con un paquete de protección que incluya antivirus, antispyware y un firewall capaces de detener el hackeo.

Hoy en día es usual que todas las laptops tengan incorporada una cámara web, que facilita la transmisión de video online en llamadas profesionales y personales. A estas, se suman los móviles de última generación, las tabletas y cada vez más dispositivos del llamado Internet de las Cosas. Así la incorporación de estos dispositivos a la vida diaria aumenta día con día, un dato que también conocen los cibercriminales.

Diferentes firmas de seguridad informática, entre ellas ESET, llevan años alertando sobre el uso malintencionado de las cámaras web por parte de ciberdelincuentes que acceden a las de los equipos que no están debidamente protegidos. Sin embargo, según indica el portal eset.es, la voz de alarma saltó cuando se difundió hace unos meses una foto de Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, con la webcam y el micrófono de su portátil tapados.

Sobre el tema, el portal adslzone.net asegura que a estas alturas de la vida sí es posible hackear este dispositivo; no obstante, afirma que es bastante difícil de conseguir. Para tener éxito, explica, es preciso que el usuario realice prácticas insensatas como no tener o desactivar el antivirus y ejecutar archivos desconocidos o instalar un software no verificado.

Como ves, el tema de la seguridad juega un papel esencial en toda la escena. “Lo más importante a la hora de proteger un dispositivo como la cámara en un móvil o en un PC es ser proactivo y vigilar qué aplicaciones tienen acceso a ella”, asegura Josep Albors, director del laboratorio de ESET España.

Para evitarte malos momentos, ESET ofrece una serie de consejos que permiten disfrutar las webcams de forma segura y evitar la tentación a los ciberdelincuentes:

¿Te incomodan? Ahora controlarás quién te puede agregar a un chat grupal de WhatsApp

1. Coloca la computadora en una zona neutra de la oficina o de la casa para que no se difundan imágenes no deseadas (como fotos de los niños colgadas en la pared) y apaga la cámara cuando no la estés usando.

2. De preferencia, deshabilita el botón de “Permitir llamadas de cualquier persona” en las aplicaciones de videoconferencia para evitar que se encienda la cámara sin aprobación previa o sin conocimiento.

3. Utiliza contraseñas seguras para acceder a aplicaciones en las que se utiliza la webcam y actualiza las aplicaciones de videoconferencia para que sean lo más seguras posible.

4. No aceptes archivos adjuntos de remitentes desconocidos ni hagas click en enlaces sospechosos.

5. Utiliza soluciones de seguridad que incluyan módulos de protección de la webcam, que controlen los procesos y apps que se conectan a la webcam y muestran notificaciones cuando aplicaciones no deseadas intentan acceder a ella.

Otras medidas
De acuerdo con Marc Saltzman, experto en tecnología, existen otras acciones que puedes tomar para reducir las posibilidades de que alguien intervenga de forma remota tu cámara web y te mire sin tu conocimiento.

1. En caso de que utilices una cámara web externa, es decir una que se conecta al puerto USB de tu computadora, Saltzman sugiere que solo la conectes cuando la vayas a usar. Sí, posiblemente te parezca tedioso estar enchufándola cada vez, pero esa es la única manera de estar seguros en un 100% de que, al no estar conectada, nadie te espiará.

Existen algunas cámaras externas que traen una cubierta pequeña que se coloca sobre la lente, así que asegúrate de aprovechar esto cuando no lo estés utilizando. Si el modelo que tienes no cuenta con esta protección, una solución es colocarla de manera que apunte hacia el techo o bien tapar la parte frontal con un trozo de cinta aislante. Eso sí, evita colocarlo directamente sobre la lente, pues puede dañarse.

2. En el caso de equipos que vienen con cámara incorporada, el experto recomienda contar con un software de seguridad. Este, indica Saltzman, debe incluir antivirus, antispyware, un firewall y otras herramientas que impidan el ingreso de los malos.
“Los buenos navegadores web también deben notificarte si tu cámara web está activada y es posible que se te pida que aceptes”, explica el experto.

Programa el envío de tus correos con Gmail

Con los niños
Si tienes hijos, debes estar enterado de con quién hablan en Internet y cuándo encienden la webcam. Lo mejor en estos casos es que cuentes con una solución de control parental y que seas tú quien administre el uso del dispositivo.

– Otra buena medida es que les enseñes a cubrir la webcam mientras no la usan.

– Asegúrate de que la configuración predeterminada de las cámaras web sea apagada.

– Utiliza una solución de seguridad para internet actualizada y confiable capaz de proteger las cámaras web.

– También debes enseñarles a no utilizar las cámaras web en lugares donde puedan revelar información confidencial sobre ellos, su hogar o sus pertenencias.

– Educa a tus hijos para que, frente a una cámara descubierta, no hagan cosas que no harían si alguien los estuviera mirando.

– Predica con el ejemplo y aplica las mismas normas de seguridad para ti y para el resto del hogar.